Monumentos relijiosos

Santa Maria de Deba 

Época de construcción: SS.XV - XVI

Estilo(s):Gótico y Renacentista (ss.XV - XVI)

Descripción de Santa María de Deba

Iglesia salón de dimensiones monumentales, con tres naves de igual altura, capillas sepulcrales encajadas entre los contrafuertes, coro alto, torre-pórtico a los pies, claustro abovedado en el flanco meridional y sacristía adosada a ras de la cabecera.

El templo se crea a partir de una iglesia gótica (s. XV) de proporciones armónicas, de cuatro tramos y tres naves escalonadas, que se replanteó y amplió a mediados del siglo XVI, añadiéndosele un amplio tramo de crucero y dotándola de bóvedas de terceletes con claves historiadas, sobre columnas toscanas. Del edificio gótico se aprovecharon los muros laterales y el asentamiento de las columnas, así como una magnífica portada con esculturas de la vida de la Virgen, completada con una apostolado romanista y policromada en 1682. Esta se cobija bajo una torre tardogótica con cornisa esculpida. Existen cinco capillas privadas góticas adosadas a los muros laterales.

El claustro es cuadrado de traza gótica tardía (1510), dotado de ventanales con tracería renacentista (1547) en panal de abeja. La sacristía es un notable espacio barroco del siglo XVIII , con mobiliario de época. La iglesia conserva magníficos retablos de madera dorada y policromada, de 1650 el mayor y de 1683 los colaterales.

Importacia histórica de Santa María de Deba

La iglesia de Santa María simboliza una de las etapas más brillante de la historia del País Vasco: el período de fines de la Edad Media y del siglo XVI en el que las ciudades costeras del norte de la Península Ibérica se enriquecieron espectacularmente dedicándose al transporte naval y la pesca de altura. La villa de Deba tuvo un protagonismo excepcional en la exportación de lanas castellanas a los puertos atlánticos de Francia, Gran Bretaña y los Países Bajos, y a partir del segundo cuarto del siglo XVI fue escenario de la preparación numerosas expediciones balleneras y bacaladeras que zarparon hacia Terranova.

Una antigua iglesia gótica que la villa había construido en el siglo XIV pronto se quedó pequeña para esta pujante comunidad de capitanes, mercaderes y marineros, y a mediados del siglo XV fue sustituida por un templo de tres naves que conserva una de las poquísimas portadas esculpidas que hoy existen en el País Vasco. Las familias más ricas de la comarca participaron activamente en el nuevo proyecto, comprando capillas privadas para sus enterramientos, y la comunidad de sacerdotes de la parroquia creció tanto que exigió la edificación de un gran claustro gótico para su servicio; el primero que se construía en la provincia de Gipuzkoa.

Las relaciones económicas con Europa siguieron trayendo más riqueza a Deba, y a mediados del siglo XVI los vecinos abordaron un ambicioso proyecto de ampliación de su iglesia, adecuándola al nuevo gusto renacentista vasco, que prefería los grandes templos columnarios con naves a la misma altura. Santa Mª fue uno de los precursores y más destacados representantes del nuevo estilo artístico. Los grandiosos retablos clasicistas de Pedro de Alloitiz y la sacristía con cajonería barroca diseñada por el maestro Francisco de Ibero complementaron en los siglos sucesivos el templo con obras de los maestros más prestigiosos que por entonces trabajaban en el País Vasco. En todo momento la parroquia de Deba fue modelo de calidad arquitectónica y belleza artistíca para los habitantes de la región.

Santuario de Itziar 

Centro de una gran atracción religiosa, la influencia de este santuario se ha extendido por toda la zona costera desde los inicios de la existencia de Itziar como población en 1294.

Templo antiquísimo aunque fue reformado en el XVI., de una sola nave, sin columnas intermedias, de anchura singular, dividida en tres tramos rectangulares. Existen fundamentos para pensar que hubo una iglesia del siglo XIII o XIV, con torre adosada, cuyos restos subsisten en gran parte según lo ponen de manifiesto las ventanas cegadas de la fachada oeste y mediodía y el arco ojival de la torre. Dedicado a Santa María, en el interior del templo destacan la imagen románica de la Virgen, así como su magnífico retablo tallado en madera por Andrés de Araoz en el s. XVI, considerado uno de los mejores dentro del arte plateresco. Representa la vida de la Virgen según los evangelios.

La imagen de la Virgen de origen y autor desconocidos es de estilo románico y su existencia debe estar relacionada con el primer templo anterior al siglo XIV. Está considerada como la más antigua de Gipúzkoa, junto con la de Juncal de Irún.

La imagen que preside el altar mayor, de rostro proporcionado y expresivo, tiene fama de ser una de las más bellas de la Iconografía Vasca. Patrona de los mareantes, es muy venerada por los marineros vascos. Fue coronada el 3 de agosto de 1952.

Fuera del templo, en el ala norte, se encuentra la impresionante escultura en acero “Amatasuna” (La maternidad), obra del escultor Jorge Oteiza.

Convento-Hospital de Sasiola

Situado a 5km. Aproximadamente de Deba en dirección a Mendaro, fue declarado monumento provincial el 17 de enero de 1964.

A comienzos del siglo XVI, la Seráfica Orden de San Francisco de la Observancia intentó, a través de la Casa-Torre de Sasiola, fundar un convento junto al Santuario de Itziar, al que se opusieron los cabildos eclesiástico y secular, por lo que debieron desistir del empeño. Fue entonces cuando Juan Pérez de Licona les donó "el sitio y astillero de Sasiola", situados entre Deba y Mendaro a la orilla del río Deba, lugar donde, al parecer, existían unas edificaciones así como astilleros y una ermita dedicada a Nuestra Señora de la Piedad.

Su valor histórico es claro y significativo y se le considera como el segundo Convento de Franciscanos de Gipuzkoa. También en el orden artístico es muy relevante. Destaca, primordialmente, en su interior, el gran retablo de madera de nogal, del siglo XVII, que está situado en el Presbiterio, de estilo barroco y semejante al del Convento Vidaurreta.

Ermitas

Santa Catalina

Situada ene n barrio de Egia, en la cima del monte, atalaya desde la que se divida prácticamente toda la costa vasca y una amplia panorámica del casco urbano de la villa. Las primeras referencias sobre esta ermita datan de 1.539. Antiguamente se celebraba misa con romería los días de Santa Catalina y San Juan. Actualmente se celebra tan sólo el de San Juan (24 de Junio). Es un punto de referencia en el Camino de Santiago por la Costa.

San Sebastián de Elorriaga

Situada en el barrio de Elorriaga, fue un enclave importante en el Camino costero de Santiago. De fundación inmemorable, es ya citada en la concordia celebrada entre las villas de Deba y Zumaia en el año 1.931.

En el interior de esta sencilla ermita destaca su románica pila bautismal, así como la imagen de Andra Mari (s.XIII-s.XV) y dos pequeñas tallas de San Roke y San Sebastián.

San Nicolás de Lastur

Ermita integrada en la parte ciega del valle de Lastur. Es ya citada por Lope de Isasti en el año 1.625. Mantiene una antigüedad pareja a la industria ferrona existente a sus inmediaciones. Históricamente ha atendido a los feligreses de los caseríos de Lastur y Arbizkoa.

La fiesta patronal en honor al Santo se celebra el 10 de septiembre. En la pequeña plaza situada frente a la ermita se celebran capeas con reses de la zona, las conocidas “larrabeizak” o “betizus”, la raza autóctona de vacuno más antigua de Europa.

Santa Cruz

Ermita situada al final de Gurutze kalea, frente al Ayuntamiento y cerca de la antigua fuente del casco histórico, entrada del Camino Real proveniente de Itziar. Tiene por los restos arqueológicos que dispone, una antigüedad manifiesta.

A finales del s.XIX el Ayuntamiento debarra considera conveniente su derribo por entender que es muy reducida, hallarse deteriorada y situada en un lugar profano, al contacto con la fuente pública donde se celebran los festejos públicos. El Obispado no aceptó dicho acuerdo municipal.

Es presunción que esta ermita era en sus comienzos, lugar de culto para marineros y ferrones, que trabajaban en y cara al mar, los primeros en labores de pesca y los segundos en la recepción de la vena y su transporte ría arriba hasta las ferrerías.

San Roque

La existencia de esta ermita está datada al menos desde comienzos del siglo XVII. Situada encima de la villa en la calzada que conducía del casco de la villa a Itziar.

Hermoso edificio con una portada embarrada de madera, tejado a cuatro aguas y puerta con aguabenditera. En el interior presenta un coro situado encima del atrio de entrada.

La festividad de San Roque, patrón de la villa, se celebra el día 16 de agosto. Tras el baile de la “eskudantza”, se suben en procesión portando la imagen del Santo desde la iglesia de Santa María hasta la ermita donde se oficia la Santa Misa. El baile se repite delante de la ermita de la Cruz y delante de la Ermita de San Roke. Tras la misa, y en procesión, se devuelve la imagen a Santa María, repitiendo el baile ante la imagen de San Roke en las calles San Roke y Portu. Así mismo, se oficia misa el tercer domingo de mayo “Día del debarra”.

Santa Ana de Artzabal

Es una de las ermitas profanadas de la que menos conocimiento se tiene. Situada en el caserío Gorrotxategi del barrio de Artzabal, su interior todavía conserva una aguabenditera de piedra caliza.

San Salvador

Ermita de reducidas dimensiones situada en la punta de un pequeño macizo del mismo nombre, sobre la cueva de Ermitia. El acceso a la cumbre debida al espeso bosque de encina cantábrica y zarza, se realiza rodeando el monte en corta pero empinada ascensión.

Cuenta la tradición, que la imagen del Salvador fue hallada en el mar.

Crucero de San Josepe

Situado en la confluencia de las calles Itziarko Bidea y Astillero. De 3,83m de altura, es un magnífico ejemplar de crucero del siglo XVIII. El topónimo de San Josepe indica el lugar donde estuvo la ermita de San José. De piedra arenisca, con el año 1738 inciso en uno de sus costados, posee esculpidos en su cara norte los instrumentos de la pasión.